Cursos Trimestrales y Anuales en Canadá

Los programas de integración y curso académico en Canadá están dirigidos principalmente a chicos y chicas entre 13 y 17 años que deseen tener la experiencia de estudiar en un entorno angloparlante y de disfrutar , como si de un canadiense más se tratara, de una verdadera y plena integración en la vida de este país tanto en un ambiente escolar y familiar, como social.

Los programas de integración varían bastante en cuanto a su duración. Pueden ser de un mes, dos o tres meses (un trimestre escolar). Por otra parte existe la posibilidad de elegir un curso de integración de seis meses (dos trimestres escolares) o un curso académico completo.

Tanto unos como otros suponen la plena aceptación de la vida canadiense en todas sus facetas, y la participación en actividades que no están diseñadas para un grupo de visitantes temporales. Los programas de integración en época escolar ofrecen como resultado un conocimiento del país y sus costumbres muy distinto al obtenido en los cursos de verano; proporcionan además la posibilidad de establecer relaciones de amistad, tanto con los compañeros del colegio, como con los miembros de la familia anfitriona, si se elige la opción de vivir en familia.

El avance en lengua inglesa es generalmente alto, sobretodo en cuanto a fluidez, comprensión y pronunciación y no se deja a un lado el aprendizaje de las asignaturas correspondientes a un estudiante de su edad.

Si el estudiante desea estudiar en un colegio privado, disponemos de una variada y amplia selección que engloba a los colegios más prestigiosos de Canadá. Con estos colegios solamente se puede escoger la opción de estudiar un año académico completo y en la propia residencia del colegio.

Colaboramos con diferentes Distritos Escolares Oficiales de Canadá, que son quienes rigen los destinos educativos de cada zona.

Elegimos escuelas con alto nivel académico que ofrezcan a su vez programas de actividades extraescolares y deportivas. Estas escuelas están ubicadas en zonas residenciales tranquilas y con fácil acceso a núcleos de población de tamaño medio, donde los estudiantes pueden encontrar cómodamente la oferta de ocio que necesiten. Es el propio estudiante y su familia española el que escoge el distrito escolar donde quiere estudiar y la forma de alojamiento, ya sea en internado o familia anfitriona.

Los High Schools donde se les ubica están acostumbrados a recibir estudiantes internacionales y por lo tanto conocen cuáles pueden ser sus necesidades, sobre todo al comienzo del programa. Los colegios con los que trabajamos son seleccionados de acuerdo a su experiencia y reputación, así como su buena disposición a trabajar con estudiantes extranjeros. Todos están reconocidos por las autoridades educativas de la provincia en cuestión (Ontario, British Columbia, etc.)

Seguimos estrictamente las normas previamente establecidas por el colegio en lo que al número de estudiantes extranjeros se refiere, para no saturarlo de estudiantes españoles.

La supervisión de los distritos escolares con los que trabajamos sobre los centros escolares es constante y personalizada. Se atiende y soluciona cualquier incidencia o problema que pudiera surgir con temas escolares o familiares. Los alumnos tienen un consejero canadiense del mismo distrito escolar al que podrán acudir o con quien podrán ponerse en contacto siempre que lo deseen. Se envían informes a la familia en España cada dos meses aproximadamente sobre su progreso y adaptación.

Las familias anfitrionas son seleccionadas de entre un amplio grupo por el propio distrito escolar canadiense, siempre después de haber pasado una entrevista personal en sus casas. Además deben aportar informes policiales de su comunidad y firmar un compromiso de responsabilidad en el que aceptan las condiciones del programa. Son familias generalmente muy amables, deseosas de compartir su vida cotidiana con un joven estudiante extranjero, ya que en su gran mayoría tienen hijos en los colegios donde asisten a clase nuestros estudiantes.

Los estudiantes reciben orientación los primeros días en los que llegan al distrito escolar, tanto de cómo ir al colegio, costumbres, deberes, etc.

Antes de partir, los estudiantes son asesorados sobre la documentación necesaria tanto para los procesos de matriculación, como de obtención del visado, el cual se debe pedir con bastante antelación (al menos tres meses).

Solamente se aceptará en estos cursos a alumnos que demuestren una aptitud idónea para el aprovechamiento de este tipo de experiencias y para aquéllos que, además, pasen como aptos las pruebas previas a la matriculación que requiere el colegio.

Especialmente en los colegios privados y dependiendo del curso que estudien, los estudiantes deben presentar los pasados expedientes académicos, así como una entrevista mediante video-conferencia antes de ser aceptados en un colegio.

En el caso de cursos anuales, los padres deben preguntarse seriamente si sus hijos/as están preparados y tienen la madurez necesaria y suficiente para una experiencia de larga duración.