Cursos en Familias en Canadá

Los cursos en familias han variado considerablemente su estructura en los últimos años.

Nuestra propuesta es ofrecer cursos que tengan objetivos concretos que se adecuen a las expectativas de los estudiantes, además de convivir con una familia canadiense como único hispanohablante.

LAS FAMILIAS CANADIENSES

Si ésta es tu primera visita a Canadá, te sorprenderá que sea una sociedad multicultural, donde la gente de diferentes razas y religiones vive en total armonía.

El apellido de la familia con la que vivirás,en caso de decidirte por un curso en familia, puede que no sea “Smith” o un típico apellido anglosajón. Recuerda que Canadá es un país formado en su mayoría por inmigrantes de todo el mundo y que todos ellos son canadienses.

Como en todas las sociedades occidentales, existen familias en las que los padres están divorciados o en algún caso viudos y no están compuestas por padre y madre. Esto no quiere decir que no sea una familia agradable y te acoja con agrado. La inmensa mayoría son familias que ya han trabajado con nosotros en ocasiones anteriores.

El /La coordinador/a canadiense de familias seleccionará para ti una familia que tenga espacio en su casa y también en su corazón, independientemente de su raza, religión o estado civil.

Todas las familias deben utilizar el inglés como el idioma cotidiano de comunicación entre ellos, incluso si alguno de los padres nacieron en otros países. La familia canadiense es, generalmente, muy hogareña, abierta al diálogo, conservadora de sus costumbres y rígida en horarios y normas. También le gusta el contacto con la naturaleza, por ello te invitarán con frecuencia a salir los fines de semana a sus casas de campo, excursiones y visitas turísticas a los alrededores. En estos casos, como un miembro más de la familia, es obligatorio acompañarles.

La vida diaria en un hogar canadiense es muy informal y esperamos que te encuentres a gusto y logres una adaptación en un corto espacio de tiempo. En todos los casos, sin excepción alguna, deberás aceptar las normas de conducta dictadas por la familia como un miembro más de ella. Como ocurre en todos los países, hay familias que son más activas o dicharacheras que otras, lo que no significa que sean mejores o peores. En cualquier caso, el estudiante debe intentar adaptarse a esa forma de vida y disfrutar de las oportunidades que le ofrezcan.

LO QUE LA FAMILIA ESPERA DE TI

Las familias canadienses invitan a estudiantes porque están interesadas en conocer a alguien de otro país. Por lo tanto, es importante que pases bastante de tu tiempo libre por las tardes y los fines de semana con tu familia anfitriona. No debes pasar este tiempo con tus amigos continuamente.

Del mismo modo, la familia se compromete a realizar actividades contigo que, dependiendo de sus gustos, serán más o menos activas, pero siempre buscará compartir su tiempo libre contigo.

La familia recibe un pequeño pago, que es algo simbólico. La cantidad abonada no llega incluso a cubrir los gastos básicos que realiza el estudiante. Insistimos en que la familia acoge al estudiante porque quiere conocer otras culturas. A tu familia le encantará saber tus gustos y preferencias, al igual que algunos detalles sobre tu familia y amigos, haz una selección de fotos que puedas llevar. Cuando te lo pregunten, cuenta cómo es España, tu vida allí, etc. Las comparaciones de tu país natal con el anfitrión pueden molestar. No te molestes si tienen una visión errónea de tu país, aprovecha para enseñarles la realidad de tu país y para aprender del suyo.

Colabora y se servicial con la familia. Se siempre agradable: sonriendo es como se hacen más amigos. Se ordenado y limpio, especialmente en tu habitación y las demás partes de la casa que utilices, como por ejemplo el baño. Deja tu habitación o el baño lo más ordenados posible antes de marcharte al colegio, incluyendo el hacer la cama. Ellos esperarán que les ayudes a poner la mesa y recoger después de comer, igual que podrían hacer sus hijos. Sería de mala educación no ayudar con estas pequeñas tareas, incluso si tú no lo haces habitualmente en tu propia casa.

Tendrás que pedir permiso a tu familia para salir e informarles de dónde vas a estar y a qué hora regresarás. La familia no te permitirá hacer cosas que no dejan hacer a sus hijos. Piensa que Canadá no es como España en lo que se refiere a la hora de salir por la tarde-noche, el concepto que hay en España de salir no es común allí y se deben respetar las normas de la familia, nuestra organización y el país. Tampoco se debe invitar a amigos a pasar la noche.

No consideres la casa y la familia como un hotel que sólo sirve para comer y dormir y trata de comportarte como un miembro más. La familia tampoco es un servicio de taxi para que te lleve y te traiga al colegio, o te recoja por las tardes en casa de amigos. Si no quieres parecer una persona mal educada, comienza siempre con las expresiones PLEASE al pedir algo y termina con THANK YOU. No omitas SORRY si has hecho algo incorrecto o el saludo correspondiente a cada hora del día. En Canadá el uso de estas frases es continuo.

Si no entiendes lo que te han dicho, no te sientas mal y pídeles que te lo repitan o que te hablen más despacio. Ellos te ayudarán si eres educado y agradecido. Saben que vas a Canadá a aprender un idioma, por lo que te ayudarán en todo, que no te de vergüenza repetir que no entiendes algo. Canadá se ha formado por gente de todos los países, por lo que sus ciudadanos están muy acostumbrados a escuchar a gente de otros sitios y a hacerse entender.

Si en cursos anteriores has visitado otros países, ten en cuenta que la estancia en Canadá es diferente y tiene sus propias normas respecto a las familias, las clases, actividades y otras partes del programa. Observa siempre cómo funciona tu familia, sus costumbres, el país, su funcionamiento y actúa según veas. Nada es mejor o peor en un país, sino simplemente diferente.